Monday, February 2, 2015

Negras o Afrodescendientes

No había querido hasta ahora  entrar  en este debate sobre ser negra o afrodescendiente al cual me vienen invitando con insistencia desde hace un tiempo para acá. Estas auto-denominaciones sin embargo,  me tocan  directamente porque las he asumido, y  me he declarado poética y públicamente “Rotundamente Negra” y  lo he manifestado  una y otra vez  poética e irreverentemente “Porque me da la gana”. La verdad sin embargo,  es que tiendo a mantenerme al margen de estas discusiones que para mí, no conducen a ninguna parte, no solo porque  promueven encasillamientos, divisiones  y rupturas, sino que además, ningún favor le hacen a la construcción de nuestros movimientos alrededor del mundo.  Por el contrario,  creo que con estas polémicas, a menudo innecesarias,  le hacemos un servicio al juego orquestado por el colonialismo cuyo objetivo es la profundización de  las diferencias y  de las divisiones ya existentes  dentro de nuestros movimientos.

Y es que para nadie es un secreto, que en el curso de los últimos  500 años,  hemos  sido nombrados y etiquetados  con  denominaciones y apelativos  que los “otros” han escogido e impuesto sobre “nosotros”. Fuimos negados de llevar  nuestros propios nombres,  de establecer nuestras propias definiciones y de ser seres humanos portadores naturales de derechos,   con las consecuencias  históricas por demás conocidas.  En algunos de nuestros países, se establecieron  sofisticadas listas que  jerarquizaban  a los descendientes de africanos según tonalidades  de piel y/o mezclas raciales. Era de acuerdo a la posición que ocupaban en esa escala, que  eran sujetos de determinados  derechos o favores particulares o les eran negados sus derechos básicos.

La llegada de los europeos al continente africano  convirtió  seres humanos  en “negros”. Previo a este nefasto acontecimiento  el continente africano estaba poblado por personas con diversas tonalidades de piel y  agrupadas geográfica, cultural  o  étnicamente.  Los africanos no sabían  que eran  negros hasta que entraron en contacto con los europeos. A partir de entonces,  la denominación “negro” o “negra”  significó  deshumanización,  mercancía  y todo lo que implicó  el proceso de trata,  esclavización y la subsecuente marginalización de las poblaciones de origen africano  en el nuevo mundo.   El término negro entonces conllevó  una  profunda carga ideológica  negativa  que fue colocada sobre las espaldas de esta población y que fue sustentada  con argumentos seudocientíficos,  leyes diversas y mantenida por siglos, historia por todos conocida.

Me preguntan si me llamo negra o afrodescendiente? Y yo respondo que me llamo a mi misma “como me da la gana”. Porque mi historia,  las luchas de liberación sostenidas por mis ancestros y  las luchas que seguimos librando, me otorgan el derecho de decidir la forma como quiero ser llamada. Soy negra,  porque me identifico con el  término. Porque es un término del cual me apropié y porque ha tomado mucho trabajo su resignificación y lo recogimos humillado y le limpiamos las rodillas y ahora es fuerte  y hoy habla de una historia de opresión y de lucha de la que soy parte y que me define como parte de una comunidad global. Y si quiero seguir llamándome negra, es mi prerrogativa. Porque hoy, auto definirse como negro o negra, se ha constituido en un acto de afirmación política y  está asociado no solamente con pertenencia étnica,  sino que está revestido de una alta dosis de conciencia y activismo. Soy la mujer negra que quiero ser y respondo a los dictados de mi conciencia.

Soy afrodescendiente porque  este término es el producto de la concertación y porque me da la oportunidad de pertenecer.  Porque los seres humanos necesitamos pertenecer. Necesitamos ser parte de algo mucho mayor que nosotros para sentirnos de alguna forma validados. Porque la mayoría de nosotros crecimos “sin madre”, sin antecedentes, que es como crecer sin nada, sin raíces y sin referentes.  Porque cuando yo crecía nunca pertenecí. Ahora puedo contarle a mis hijos una historia asociada a un gran continente que se llama África. Porque ahora sé de dónde vengo y entiendo que mi historia tiene un valor que quiero transmitir, propagar y heredar. Porque me siento orgullosa de representar esa legado maravilloso.  Porque quiero ser parte de cualquier término que me defina como militante por la igualdad, por el  respeto a las diversidades, por  igualdad de oportunidades,  por  la lucha por los derechos básicos de todos los seres humanos y que implique mi derecho a ser lo que yo quiero ser.


Soy partidaria de cualquier término que nos defina en el marco de una hermandad Universal, que nos convoque a abrazar esa comunidad ancestral y nos invite a caminar juntos hacia los objetivos de libertad, de participación  e igualdad plena. Para mi, cualquiera que sea el término:   negra, afrodescendiente, afro latina, afro costarricense, etc., me identifican. 


En mi opinión, no debemos perder el norte  y dejar que otros lucren de esta discusión. Enfoquémonos en lo que es realmente importante, busquemos puntos de encuentro y construyamos a partir de ellos.  Hay quienes estan usufructuando de esta polémica y no son precisamente quienes se alegran de ver mejorar  en las condiciones de vida  de los pueblos afrodescendientes/negros. Por el contrario, son esos mismos,  quienes de una u otra forma se han encargado de atizar y  colocar obstáculos en detrimento de nuestras  luchas. No les hagamos el juego. Nuestras comunidades están sedientas de cuestiones que edifiquen y que aporten al mejoramiento de sus condiciones de existencia, y es en esa dirección que tenemos que dirigir nuestras discusiones.


Shirley Campbell Barr
Enero 2015


1 comment:

Flory Víquez said...

Bellísima escritura. Rotundamente orgullosa de sus orígenes, como yo de los míos:

...soy latina, descendiente de violadores, bucaneros, indígenas y no se que más...tengo piel blanca, con tinte rosáceo, cabello negro rizado, soy pequeña rolliza, sensible al sol, intolerante al calor...no soy ni más ni menos que un ser humano, igual que todos...